Home

 

Por César Campoy.

Volvemos a jugárnosla de nuevo y, además, en esta ocasión, por partida doble, aunque, eso sí, sin ánimo alguno de encender los ánimos, tanto de los que se consideran seguidores de los auténticos Mostar Sevdah Reunion (MSR), como de los defensores a ultranza del universo Sevdah más puro. Más que nada, porque la pieza que nos ocupa hoy, la mágica Vranjanka, no es una sevdalinka. Eso sí, dentro de esas contadas excepciones que nos hemos permitido en Sevdalinkas, hemos considerado que valía la pena recuperar esta adaptación realizada por MSR, aunque (y aquí nos topamos con el segundo de los riesgos) haya quien considere una especie de sacrilegio utilizar este nombre en esta ocasión, ya que la formación que registró esta versión, en 2007, para muchos no es la “auténtica”, pese a que incluía miembros originales (y, algunos, muy valiosos), como el propio Ilijaz Delić o Nedeljko Kovačević, como explicaremos poco después.

'Emina', un disco de MSR.

‘Emina’, un disco de MSR.

Como avanzábamos, esta composición apenas tiene nada que ver con el universo de la sevdalinka, más que el hecho de haber sido adaptado por MSR. Eso sí, hemos considerado conveniente incluirlo en nuestras contadas excepciones por lo que de excepcional tiene, ya que no deja de ser, tanto en su esencia como en su desarrollo, una pieza de indudable esencia balcánica.
El origen de esta composición no acaba de estar muy claro, aunque su inmediata inspiración está perfectamente localizada: el Misirlou griego, cuya raíz muchos buscan en Egipto. Sin duda, es una de las piezas tradicionales helenas más populares, y las primeras referencias grabadas nos trasladan a principios del siglo XX, más en concreto, a 1919. De aquel año data la referencia Bint Misr (que vendría a significar, igual que misirlou, “chica egipcia”), de Sayed Darwish. Pocos años después, y ya encaminada al típico rebetiko griego, fue Tetos Demetriades (en 1927), quien la plasmó en un disco de pizarra. A partir de aquí, nuestros vecinos balcánicos la hicieron suya definitivamente, y la convirtieron, prácticamente, en un emblema nacional. En 1930, por ejemplo, Michalis Patrinos y su orquesta realizaron una celebrada versión.

El 'Misirlou' de Tetos.

El ‘Misirlou’ de Tetos.

Y así vimos la vida venir hasta que, en 1962, el bueno de Dick Dale tuvo la genial y revolucionaria idea de adaptar tan tradicional pieza a los ritmos surferos más sucios y salvajes. Así nació una de las piezas instrumentales rockeras y guitarreras más conocidas de la historia de la música contemporánea. ¿Que por qué diantres le dio al bueno de Dale por darle un revolcón a este Misirlou? Bueno, resulta que su verdadero nombre es Richard Anthony Monsour, y que su padre y parte de su familia tienen raíces libanesas. El propio Dick creció escuchando tan tradicional sonata hasta que, un buen día, decidió remozarla. Algunas décadas después, al bueno de Quentin Tarantino quiso utilizarla para musicalizar uno de los títulos de crédito iniciales más espectaculares de la historia del cine (el de Pulp Fiction, efectivamente), y, definitivamente, Misirlou acabó figurando en el imaginario colectivo de media humanidad.

Dick era un tipo revolucionario.

Dick era un tipo revolucionario.

No obstante, la adaptación que a nosotros más nos interesa y que, estamos seguros, ayudó a inspirar este homenaje por parte de MSR, tendría que ver más, con la realizada por Dragan Toković, un cantante y compositor archiconocido en toda Yugoslavia, que, además, paseó su arte por buena parte de Europa y triunfó en países como Egipto. El amigo, que vivió su vida al límite, supo navegar entre el pop, el jazz y, más tarde, la canción más melódica y tradicional, y acabó sus días, a principios del siglo XXI, en la más absoluta indigencia. Su Lela Vranjanka fue convertida por Staniša Stošić, a principios de los 70 del siglo pasado, en todo un fenómeno musical en los Balcanes. Se dice que el arreglo y la letra los creó Dragan tras prendarse, una noche de juerga, de una joven, en la zona de Vranje, en el sureste de Serbia. De hecho, vranjanke vendría a definir, tanto a una nativa de aquella localidad, como a un baile típico de aquellas tierras. Efectivamente, y como comentábamos al principio, este tema, pese a encontrar sus orígenes tan dispersos, en la exYugoslavia vendría a tener una raíz serbia aunque, si los propios MSR optaron por recuperarla de forma tan acertada, ¿por qué no íbamos a hacer lo propio nosotros?

Una de las escisiones de MSR.

Una de las escisiones de MSR.

De MSR hemos hablado largo y tendido en Sevdalinkas; sin ir más lejos, con sus revisiones de los clásicos Mujo kuje konja po mjesecu y Čudna jada od Mostara grada. Así pues, avancemos una década desde su nacimiento, en plena guerra de Bosnia-Herzegovina, y situémonos a mediados la primera década del siglo XXI. Tras la publicación del excelente Šaban, otro de los merecidos homenajes sonoros hacia la figura del inmenso Šaban Bajramović, se produce una ruptura en la formación. A partir de aquí, el cerebro del proyecto, el productor Dragi Šestić (con quien hemos podido charlar en Sevdalinkas), en compañía de otros miembros como Mišo Petrović o Sandi Duraković, sigue su camino y, de hecho, en 2007 ve la luz Cafe Sevdah. Por otra parte, como avanzábamos, Delić y Kovačević deciden encabezar otra facción, junto a otra de las columnas de la criatura, el magnífico músico Mustafa Šantić (que poco después se hará a un lado, definitivamente, en esta competición) amparándose en su condición de verdaderos fundadores de esta maravillosa aventura. Ambas formaciones, por supuesto, reclamarán (y siguen reclamando) para sí la marca Mostar Sevdah Reunion. Mientras que la liderada por Šestić ha venido desarrollando un estilo mucho más sofisticado y depurado (la cima la han alcanzado en su último trabajo hasta la fecha, Tales From A Forgotten City), la de Kovačević y Delić (fallecido en 2013) ha optado por potenciar el componente festivo. Estos últimos MSR, aclarado este embrollo, son los que registraron, por lo tanto, en 2007, un nuevo trabajo, Emina, que se cerraba con nuestra homenajeada de hoy, Vranjanka.

El puente viejo de Vranje.

El puente viejo de Vranje.

Como adivinarán, es posible encontrar varios textos en torno a esta increíble creación. No obstante, nosotros haremos referencia a la letra utilizada por MSR que, al fin y al cabo, es prácticamente idéntica a la popularizada por Stošić. El texto corresponde a una agridulce canción de amor. La víctima comienza advirtiendo al respetable de que hubo una vez en que una joven de Vranje le amó. Ni era Sofka, ni Kostana. Se trataba de Lela Jelena. Por lo visto, y por cuestiones que desconocemos, la chica optó por abandonar a nuestro narrador que, evidentemente, anda dolido. En pocas palabras, su vida está vacía. Desde entonces, eso sí, el despechado anda buscando a la susodicha. Pregunta allá donde va y la acusa de haberse llevado su juventud.

Por lo que respecta a la interpretación que nos ocupa, los arreglos y la ambientación que la impregnan andan muy en la línea del espíritu original de MSR, basado en mezclar los sonidos orientales con otros elementos como el blues o el jazz. Es posible que el resultado de esta grabación no sea tan limpio y cuidado como los llevados a cabo por el propio Dragi Šestić, un mago del estudio de grabación; no obstante, la emotividad con que el gran Delić va desgranando tan sentida historia es evidente. Eso sí, instrumentalmente, echamos en falta un poco más de intensidad y emotividad en ciertos pasajes. Con el paso del tiempo, y en directo, esta formación mejoró su interpretación.

En cuanto a las diferentes versiones de este Vranjanka, podrán imaginar ustedes que en la práctica totalidad de los Balcanes podemos encontrar adaptaciones variadas, de mil y un estilos. Sin ir más lejos, el propio Stribor Kusturica, junto a sus The Poisoners, le dio un toque un tanto macarrónico-festivo para incluirla en la banda sonora del filme dirigido por su padre, Emir, Prométeme (Zavet, 2007). Recientemente, el mago del contrabajo Nenad Vasilić, tampoco quiso dejar pasar la oportunidad  y se lanzó al vacío con una adaptación sorprendente. Curiosamente, y para cerrar este capítulo, también la otra parte escindida de MSR ha venido desarrollando en directo este Vranjanka. Lo ha hecho de manera contundente y tremendamente efectista, eso sí, a partir del concurso vocal de Nermin Alukić Čerkez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s