Home

 

Por César Campoy.

Buena parte de la literatura cultivada en territorio bosnio durante la transición del siglo XIX al XX no se entiende sin la figura de Osman Đikić. Nacido en el Mostar austro-húngaro, en 1879, durante los poco más de 30 años que vivió tiró de pluma sin descanso para dar vida a varias obras, colecciones de poemas e históricas sevdalinkas (entre ellas, Đaurko mila, Đela Fato đela zlato y, obviamente, este Akšam geldi que nos ocupa), ya que, incluso, tuvo tiempo para investigar el legado sonoro de la región. Casado con la actriz serbia Zora Topalović, atesoró una formación y cultura depuradas tras pasar por aulas de Belgrado, Estambul y Viena. De regreso a su tierra, fue una de las puntas de lanza del nacionalismo serbio musulmán en contra de la ocupación, a partir de las páginas del periódico Musavat y, evidentemente, de una creación literaria repleta de elementos románticos, patrióticos y religiosos. Además, fue una de las piezas clave de la sociedad cultural Gajret, y defensor de una (futura) Yugoslavia multicultural.

osman

Osman, viendo la vida venir

Casi un siglo después, en verano de 2002, Emina entraba, junto al tocador de saz Mehmed Gribajčević, en los estudios Magaza/PWS. Estaba a punto de registrar las 19 canciones que componen Traditional bosnian songs (Gramofon, 2003), un verdadero acto de justicia que sirvió para recuperar y reivindicar la figura de una de las damas de la música tradicional balcánica. Por supuesto, la iniciativa corrió a cargo del agitador cultural y productor Edin Zubčević que, en una prueba más de que aquello debía sonar dignamente, contó, para la posproducción, con el afamado Adi Lukovac, pionero de los nuevos sonidos electrónicos bosnios. En resumen, casi dos decenas de temas, prácticamente todos a base de saz y voz, grabados en mono a partir de un minimalismo absoluto y deslumbrante.

ConEdin

Esma y Edin

Podríamos traducir esta gema, al castellano, como La magrib ha llegado. La magrib es la cuarta de las oraciones diarias del Islam, y se lleva a cabo con la puesta del sol. Esa es la razón por la cual, en la primera frase de Akšam geldi se avisa: “La magrib ha llegado, el sol se ha puesto“. A partir de aquí, Đikić extiende una bella alfombra amorosa repleta de sinceridad: “La luz del sol hace que tu cara brille más hermosa. Me gustaría calentarme con la belleza de tu rostro“. No obstante, nuestro protagonista sobrevive de una esperanza que, tal vez, se antoja demasiado lejana: “No tengo nada, soy un simple pobre. La magrib ha llegado, el día está perdido, mi corazón está perdido. La magrib ha llegado, la oscuridad espera, pero, para mí, no hay sueño“. Tamaño panorama, como el lector entenderá, ha de ser servido con esmero y mucha alma. La misma que ponen Mehmed y Emina mediante una ejecución repleta de melancolía. Entra el saz de Gribajčević con garbo para, al reconocer el contexto, echar el freno. Inmediatamente, la Zečaj va arrastrando las frases, modulando, en busca del llanto general. En total, más de cuatro minutos de angustiosa letanía, salpicada, ocasionalmente por arrebatos rabiosos de saz. Una obra de arte.

himzo1967

Himzo, de punta en blanco

Buceando en otras interpretaciones de Akšam geldi  no tenemos más remedio que morir en la primera referencia registrada que nos consta. En 1967, Jugoton publicaba el epé de Himzo Polovina encabezado por Ehlimana. En él, el maestro se marcaba una soberbia interpretación, apoyado en el conjunto Ivo Lola Ribar. Ya, en 2013, Mostar Sevdah Reunion decidía incluir una sentidísima y elaboradísima revisión en Tales from a forgotten city (Snail Records), el trabajo que mostraba la vena menos festiva del combo y retornaba al grupo al lugar que merecía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s